Un veneno es cualquier sustancia dañina para el cuerpo. Esto incluye productos manufacturados tales como medicamentos y productos de limpieza, y también hierbas naturales y otras plantas.

La curiosidad innata de los gatos les puede llevar a lamer o probar cosas que son venenosas. Un acicalamiento meticuloso puede causar que un gato lama productos venenosos de su pelaje.

Los cebos animales son venenos apetitosos que estimulan la ingestión. Esto los hace una opción obvia para un envenenamiento intencional.

intoxicaciones más comunes 1

Los gatos pueden ser también accidentalmente envenenados por estos productos si comen un roedor que ha ingerido el cebo envenenado. (Recuerda que incluso gatos de interior pueden cazar y matar pequeñas presas de roedores, insectos o pequeños reptiles).

Muchos casos de intoxicación ocurren en el hogar o en el garaje. Las sustancias potencialmente venenosas deben conservarse en recipientes seguros e, idealmente, en armarios que cierren bien (recuerda que las curiosas patas pueden abrir algunas puertas de armario).

MUY IMPORTANTE

Hay que quitar las plantas de interior venenosas y retirar las plantas al aire libre o poner una valla para animales domésticos. Mantén los medicamentos en envases a prueba de niños y dentro de armarios seguros.

Éstas son las intoxicaciones más comunes que se producen entre los gatos:

-Insecticidas de permetrina diseñados para perros: Nunca utilices productos de perros para pulgas y garrapatas sobre los gatos!

Otros insecticidas tópicos: Sigue las instrucciones cuidadosamente.

-Venlafaxina, un antidepresivo humano, bajo la marca Efexor: al parecer, los gatos se sienten atraídos por las cápsulas.

-Joyería brillante y palos: el líquido interior es ligeramente tóxico.

-Lirios: prácticamente todas las variedades de lirios pueden llevar a una insuficiencia renal.

-Líquido de flores secas aromatizadas: los gatos pueden lamerlo o limpiar sus patas después de andar sobre él.

-Antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno y aspirina.

-Paracetamol: incluso un comprimido puede ser dañino.

-Anticoagulantes para roedores: los gatos pueden comerlos o pueden comer roedores que tienen el veneno en su sistema.

-Anfetaminas: incluso cantidades muy pequeñas son graves.

 

TRATAMIENTO GENERAL DE INTOXICACIONES.

Cuando aparecen signos de intoxicación, la consideración más importante es llevar a tu gato al veterinario de urgencia más cercano en seguida. Si es posible, encuentra el veneno y lleva el envase contigo. Esto proporciona un diagnóstico inmediato al personal de urgencias y acelera el tratamiento.

Si el gato ha ingerido la sustancia recientemente, el veneno residual a menudo está presente en el estómago. Un paso inicial y muy importante es limpiar el estómago del gato de cualquier resto de veneno.

La forma más eficaz para vaciar el estómago es pasar un tubo estomacal, eliminar los contenidos estomacales tanto como sea posible y después lavar el estómago con grandes cantidades de agua. Esto lo debe hacer tu veterinario.

En muchos casos, es preferible inducir al vómito en el lugar, en vez de ir directamente al veterinario. Por ejemplo, si ves que el gato se ha tragado la sustancia venenosa, es obviamente mejor hacer que el gato vomite inmediatamente.

Del mismo modo, si el tóxico fue ingerido hace dos horas pero tardas 30 minutos o más en llegar a un centro veterinario, generalmente es aconsejable inducir el vómito en casa. Sin embargo:

intoxicaciones más comunes 2

NO INDUZCAS EL VÓMITO: 

-Si el gato ya ha vomitado.

-Si el gato está en estupor, respira con dificultad, o muestra signos de implicación neurológica.

-Si el gato está inconsciente o con convulsiones.

-Si el gato ha tragado una solución de limpieza ácida y alcalina, productos químicos domésticos o productos derivados del petróleo.

-Si el gato ha tragado un objeto punzante que pueda alojarse en el esófago o perforar el estómago.

-Si la etiqueta del producto dice “No induzca el vómito”.

CÓMO INDUCIR EL VÓMITO Y PREVENIR LA ABSORCIÓN DEL VENENO.

Induce el vómito dando al gato peróxido de hidrógeno. Una solución al 3% es más eficaz. Dale 1 cucharadita (5 ml) de peróxido de hidrógeno por cada 4,5 kg de peso del gato, con un límite de 3 cucharaditas.

Si el gato no vomita después de la primera dosis, puedes repetir cada 10 minutos, hasta tres veces, hasta que el gato vomite. Si es posible, haz que tu gato camine o muévele suavemente en tus brazos después de darle el peróxido de hidrógeno. A menudo esto ayuda a estimular el vómito.

Una vez que se ha eliminado el veneno del estómago del gato, dale carbón activado para atrapar cualquier veneno restante y evitar la absorción.

 

Fuente: ideasparamascotas.com