Los gatitos recién nacidos prematuros, como los bebés prematuros, a menudo requieren cuidados adicionales y seguimiento para asegurarte que están recibiendo suficientes nutrientes y se mantienen saludables.

Tienes que hacer un seguimiento de su comportamiento y mantenerte al día con su cuidado mientras disfrutas con sus gracias. Lleva la camada completa al veterinario para un chequeo.

gatitos recién nacidos 3

Cuentes o no con la presencia de la madre de los gatitos recién nacidos prematuros, debes extremar los cuidados, ya que al haber nacido antes de tiempo no ha terminado la gestación completa y son más vulnerables.

QUÉ DEBO HACER CON LOS GATITOS RECIÉN NACIDOS

Lo primero que debes hacer es buscar un sitio acogedor para él. Puede ser una caja de zapatos o un recipiente pequeño. Para que esté más cómodo y sienta el calor que le proporcionaría su madre, pon una mantita.

Durante los primeros meses es aconsejable que tu gatito recién nacido esté en una habitación tranquila y con una temperatura adecuada. Evita la exposición directa al sol.

En cuanto a la alimentación de tu gatito lo primero que debes hacer es consultar con el veterinario. Lo más normal es que te recomiende leche de gato para que se la administres con un biberón cada 2 o 3 horas.

Cuando le des el biberón, envuélvelo en la mantita de su cama para que note calor y se sienta a gusto. Si ves que le cuesta tomar el biberón para gatos puedes recurrir a una jeringa, sin aguja, claro, y le vas introduciendo la leche poco a poco. Cuando se habitúe puedes cambiar al biberón.

Para que se vaya acostumbrando a hacer sus necesidades tienes que preparar una zona con arena para que pueda orinar y defecar. Como todavía es muy pequeño más de una vez lo hará donde no debe, con lo que tendrás que limpiarle con un poco de agua y un papel o una toallita, eso sí, con mucho cuidado.

gatitos recién nacidos 2

Para que sienta el calor que le daría su madre es conveniente que de vez en cuando le acaricies. Si llora de noche, es señal de que necesita un poco de mimos. Así que asegúrate que no le falta nada.

Recuerda que los gatitos recién nacidos prematuros sólo pueden tomar leche de la madre o la comprada expresamente en tiendas. Cualquier duda, consúltala con el veterinario.