ENSEÑAR A TU PERRO A PASEAR CON CORREA SIN TIRAR DE ELLA ES ESENCIAL PARA DISFRUTAR DEL PASEO

Hay que enseñar a pasear con correa a los perros con buenas maneras. No nacen sabiendo que no deben tirar delante o quedarse atrás. Enseñar modales con la correa puede ser un desafío porque los perros se mueven más rápido que nosotros y están entusiasmados por explorar al aire libre.

Las correas restringen sus movimientos y comportamientos naturales. Algunos perros deciden correr lo más rápido que pueden. Otros perros quieren pararse, olfatear y orinar en cualquier cosa y en todo en su camino.

Para enseñar a tu perro a caminar sin tirar, es crucial que nunca le permitas tirar. Si eres incoherente, tu perro continuará tratando de tirar porque a veces vale la pena.

CÓMO ENSEÑAR A TU PERRO A CAMINAR CON BUENAS MANERAS CON UNA CORREA.

 

pasear con correa 1

 

Probablemente has visto a perros en espectáculos o en la televisión que caminan junto a sus adiestradores, mirando para arriba prestando mucha atención. Estos perros han recibido entrenamiento extensivo en órdenes de adiestramiento.

Es un trabajo impresionante pero exigente. Las órdenes de adiestramiento exigen atención constante tanto del perro como del adiestrador y no es apropiado para largos períodos de tiempo, como para tus caminatas diarias alrededor de la manzana o al parque.

Incluso los perros entrenados con órdenes necesitan aprender a caminar con correa sin tirar cuando no se les ordena formalmente.

Puedes utilizar varios métodos para enseñar a perros a pasear sin tirar de la correa. Ningún método funciona para todos los perros.

ALGUNAS PAUTAS GENERALES PARA PASEAR CON CORREA ANTES DE QUE VEAMOS VARIOS MÉTODOS:

– Hasta que tu perro aprenda a pasear sin tirar, considera todos los paseos como sesiones de entrenamiento. Haz las sesiones de entrenamiento frecuentes, cortas y divertidas para tu perro.

-Ya que las sesiones de entrenamiento con la correa suelta van a ser demasiado cortas y lentas para proporcionar ejercicio adecuado, busca otras formas para que tu perro haga ejercicio hasta que domine el paseo con la correa suelta.

 

pasear con correa 5

 

De hecho, tendrás éxito más rápido si encuentras una manera para cansar a tu perro antes de llevarlo a un paseo de entrenamiento. Los perros tiran, en parte, porque están llenos de energía excesiva.

Así que a menos que puedas gastar esa energía, tu perro lo tendrá difícil para controlarse. Antes de entrenar, juega a buscar y traer en un pasillo o en el patio trasero, juega a un vigoroso juego de tirar o lleva a tu perro al parque para que pueda jugar con sus colegas.

– Enseñar a un perro a pasear sin tirar requiere un montón de recompensas. Utiliza golosinas muy atractivas que tu perro no tenga en otros momentos.

Las golosinas blandas son mejores, así tu perro puede comérselas rápidamente y continuar el entrenamiento. A la mayoría de los perros les encanta las salchichas, el queso, el pollo guisado o el jamón, pequeños premios de cecina o hígado deshidratado. Corta todas las golosinas en trocitos de tamaño de un cacahuete.

Camina a un ritmo rápido. Si tu perro trota o corre, tendrá menos oportunidades de coger un tufillo de algo atractivo, y estará menos dispuesto a pararse y evacuar cada pocos pasos. Además, tú eres mucho más interesante para tu perro cuando te mueves rápidamente.

 

pasear con correa 2

 

– Si esperas que tu perro se controle mientras pasea con correa, también debes esperar que se controle antes de ir a caminar. Si se pone extremadamente nervioso mientras te preparas para pasear, necesitas centrarte en eso primero.

Camina hacia la puerta y coge la correa. Si tu perro corre en círculos, lloriquea, ladra, o salta, sólo quédate completamente quieto. No hagas ni digas absolutamente nada hasta que tu perro se calme un poco. En cuanto tenga las cuatro patas en el suelo, acércate lentamente para ponerle la correa.

Si empieza a dar saltos alrededor o salta sobre ti, rápidamente lleva tus manos (y la correa) hacia tu cuerpo. Espera hasta que tu perro tenga las cuatro patas en el suelo otra vez. Lentamente acércate hacia él otra vez para abrochar la correa.

Repite esta secuencia hasta que tu perro pueda estar quieto frente a ti, sin saltar o correr alrededor, mientras que abrochas la correa. Esto puede parecer un ejercicio tedioso al principio, pero si eres constante, tu trabajo duro valdrá la pena. Finalmente, tu perro aprenderá a quedarse quieto mientras atas la correa.

MÉTODOS PARA ENSEÑAR A PASEAR SIN TIRAR DE LA CORREA

PRIMERA OPCIÓN: LUZ ROJA, LUZ VERDE.

(Este método requiere que el perro entienda los comandos “Siéntate” y “Ven aquí”). Camina en la dirección prevista. En el momento en que tu perro llegue al final de la correa y tire, luz roja — quédate totalmente quieto y espera.

Cuando deje de tirar y afloje la correa (quizás se vuelva para ver lo que estás haciendo y esto hace que la correa se afloje un poco),vuelve a llamarle para que vaya hacia ti. Cuando venga, pídele que se siente. Cuando lo haga, dile “”, le das una golosina y continuáis caminando (luz verde).

Si tu perro te mira en previsión de más golosinas sabrosas rápidamente dile “Sí” y le das una mientras sigues caminando. Si tira otra vez, repite el paso de la luz roja de arriba. Cuando caminas, recompensa a tu perro con frecuencia por permanecer a tu lado, o ligeramente adelante, y por mirarte.

Si haces esto constantemente, él aprenderá 2 cosas:

  • Si permanece cerca de ti o te mira, conseguirá golosinas y seguirá moviéndose.
  • Si tira de la correa, la diversión se para porque él no sigue caminando y tiene que volver a ti y sentarse.

Si tu perro tira hacia un objeto para olisquear o defecar, haz la luz roja, pero cuando vuelva y se siente junto a ti, no le recompenses con una golosina. Mejor, haz del objeto que quería oler la recompensa. Di “Sí” y déjalo ir al objeto. (Asegúrate de ir con él hacia el objeto para que no tenga que tirar otra vez para llegar hasta él).

Después de unos días o semanas, verás que paras con menos frecuencia. Acuérdate de seguir recompensando a tu perro por pasear con holgura en la correa o empezará a tirar otra vez.

 

pasear con correa 4

 

SEGUNDA OPCIÓN: SEÑUELO Y RECOMPENSA.

Empieza con tu perro de pie a tu lado izquierdo. Con varias golosinas guardadas en tu mano izquierda, mantén la mano izquierda justo en frente de la nariz de tu perro. Dile “Vamos a caminar” y camina en la dirección prevista.

Cada pocos segundos, deja caer un regalito en la boca de tu perro y felicítale por caminar a tu ritmo. Tendrás que recargar con frecuencia la mano con golosinas de tu bolsillo izquierdo o de una bolsa de golosinas atada a tu cintura.

Si tira por delante o al lado, para inmediatamente. Atrae la atención del perro llamándole por su nombre otra vez. Pídele que se siente y felicítale cuando lo haga. Después pon la mano cargada con golosinas nuevamente frente a su nariz y empieza a caminar otra vez. Id un poco más lejos cada día que practiquéis.

Después de al menos una semana de práctica diaria de paseo con señuelo, deja de tentarle con la mano cargada de golosinas y en su lugar lleva la mano izquierda vacía en una posición natural en la cintura con el codo doblado.

Dile “Vamos a caminar”, y recompénsale, sobre cada paso que deis, con una golosina que saques de tu bolsillo izquierdo o de la bolsa de golosinas de la cintura.

Cuando pueda pasear sin tirar durante varios minutos, empieza a aumentar gradualmente, durante muchas sesiones de entrenamiento diarias, el número de pasos que das entre las golosinas para que tu perro camine largas distancias entre recompensas.

Recompensa cada paso al principio, luego cada 5 pasos, después cada 10, y así sucesivamente. Finalmente, deberías ser capaz de caminar con la mano cómodamente a tu lado, periódicamente (cada minuto o algo así) coge de tu bolsillo una golosina para recompensar a tu perro.

 

Fuente: Ideaparamascota.com