Nuestros peluditos requieren ciertos cuidados para la prevención de enfermedades e infecciones, que si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en un gran problema. Además del cuidado de dientes, pelaje y peso, debemos estar siempre al pendiente de sus oídos.

Tras 15 años de tener animales de compañía como parte de mi familia, una de mis pequeñas resultó propensa a la infección de oídos; que viene paralelo con las alergias en la piel por contracto con ciertos agentes, como el pasto. Con Chani aprendí más sobre las afectaciones al oído y sus terribles consecuencias, de no hacer algo al respecto.

Aunque estos cuidados están indicados para todos los perros y los gatos, hay algunos que requieren especial atención:

  • Perros con orejas colgantes, como Cocker Spaniel, Golden Retriever, Bulldog Inglés y Francés, Setter Inglés.
  • Perros con bastante pelo en las orejas y predispuestos a alergias, como el caso de los Terrier, Yorkshire, West Highland.
  • Hembras no esterilizadas, ya que al entrar en celo se bajan las defensas y favorece a la evolución de infecciones.
  • Gatos pasan la mayor parte del tiempo en el exterior.
(cc) Trish Hamme / Flickr

A manera de prevención, se recomienda limpiar las orejas de nuestros peluditos una vez al mes. Para ello sólo es necesario usar gasa esterilizada mojada con un poquito de aceite mineral — o aceite de coco, aceite de almendras —. Pasa la gasa por el pabellón auricular, o sea, al interior de la oreja y la parte externa del oído.

En caso de utilizar algún limpiador especial de uso veterinario, sigue las instrucciones de la caja o las indicaciones del médico. Hay algunos que, en lo particular, siento que son muy invasivos — pero si es indicado para tratar alguna infección, no hay otra opción.

Para evitar y/o detectar infecciones en una etapa temprana, hay que asegurarnos de lo siguiente:

  • Evitar acumulaciones de cerumen.
  • Evitar que entre agua a las orejas de los animalitos — un punto a considerar durante el baño.
  • La oreja debe lucir limpia, rosa pálido, sin humedad — que es un ambiente que favorece a los hongos.
  • Si tienes más de un peludito, evitar que se laman al interior de las orejas uno al otro — todo un reto.
  • Revisar la oreja si notamos que el peludito sacude mucho la cabeza o lleva la pata hacia la oreja.

Recordemos que la infección de oído es muy común, es uno de los padecimientos que genera más visitas al veterinario; también, genera más reincidencia. Prevenirlo estos padecimientos es muy simple y está relacionado con la disciplina y la higiene. ¿Cuándo fue la última vez que le limpiaste las orejas a tu peludito?

Si tienes pregunta visitanos o llamanos.


Fuente: Veoverde.com