La prevención es clave para evitar enfermedades, complicaciones y, en casos graves, hasta la muerte.

peludosNuestros perros y gatos forman parte de la familia. Pasamos tiempo juntos, jugamos con ellos en el jardín, nos acurrucamos en el sillón para ver películas, hasta duermen con nosotros. Son nuestros compañeros peluditos, que están siempre ahí para recibirnos con un movimiento de colitas o arrullarnos con sus ronroneos.

Como un integrante más, nuestras mascotas merecen el mejor cuidado posible y esto incluye la medicina preventiva. Aún sin tener síntomas evidentes, nuestros peluditos podrían presentar parásitos internos, que son un riesgo para su salud y la del resto de la familia. Por esto es muy importante que cada uno de nuestros perros y gatos sean desparasitados regularmente.

Cuando un perro o un gato está en contacto con heces de otro animal, se expone a huevos o larvas de diferentes parasitos. Estos se pueden alojar en el intestino de nuestros pequeños por largo tiempo; su presencia puede ser asintomática o, bien, les puede provocar severos cuadros de diarrea, desnutrición, obstrucciones y perforaciones intestinales, hasta la muerte.

Existen algunos parásitos comunes en nuestras mascotas que, además de afectar a su salud, puede ocasionar enfermedades zootónicas — esto significa que se puede transmitir al ser humano.

• Lombrices planas (Tenias)
• Lombrices redondas (Nematodes)
• Gusanos de la hidátide
Este último, por ejemplo, resulta asintomático para los perros, pero a la larga genera una serie de complicaciones. La larva se enquista en el hígado produciendo Quistes de Hidatídicos, donde produce graves desordenes.

Pero no nos vayamos a los extremos. Podemos evitar estas enfermedades con prevención y un simple procedimiento, como la desparasitación. Por ello resulta muy importante contar con un veterinario de cabecera que de seguimiento a nuestros peluditos. El médico nos indicará con precisión el medicamento adecuado, la dosis y las fechas de administración.

Entre más pequeño sea el animalito, más frecuente será la desparasitación. Llegando a la edad adulta, se podrá realizar cada 3 o 6 meses — depende también de los hábitos de la familia y el estilo de vida de nuestras mascotas. De preferencia, si se tiene más de peludito, se deben desparasitar todos al mismo tiempo — en mi caso, vamos todos parejo… sí, me incluyo.

Entonces, los invito a consultar a su veterinario. Si no están al corriente en su plan de vacunas y desparasitación, es buen momento para retomarlo y así prevenir padecimientos que pueden costar la vida de nuestros queridos. Esto forma parte de nuestro compromiso con ellos.