La mala alimentación y el sedentarismo puede traer como resultado enfermedades crónicas — como ocurre con nosotros. 

gatito-goldito-960x623

Recuerdo cuando mi abuelita decía que una niña robustita era una niña saludable. Creo que esa idea marcó varias generaciones, creando hábitos erróneos — que no es lo mismo comer alimentos naturales que comida procesada —. Lo mismo se ve reflejado en nuestros animales de compañía, a los que queremos y consentimos tal vez demasiado.

En la actualidad, especialmente en occidente, existe un grave problema de obesidad en mascotas. Ellos reflejan graves problemas sociales, como la obesidad y el sedentarismo, al formar parte de nuestro estilo de vida. Así es, nuestros peluditos son nuestro reflejo.

Estados Unidos, uno de los países con mayor índice de obesidad en personas, también lo es en mascotas. En el caso de los perros, la tasa de sobrepeso se encuentra entre el 23% y el 42%, donde el 5.1% son obesos; a los gatos les va peor, pues se registra un 6.4%. A veces pensamos que un perro o un gato rellenito significa que es saludable, y en realidad necesitamos pensar otra vez.

© CIM Grupo de Formación
© CIM Grupo de Formación

Existen muchas causas de obesidad en mascotas, sin embargo, las principales son malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física. Lo notamos en animales que viven en departamentos, que no tienen una rutina de ejercicios y disfrutan de acceso ilimitado a alimentos. Sin embargo, hay otros factores que no debemos pasar por alto:

  • Genética. Hay perros y gatos que son más propensos a padecer esta condición y se deben vigilar. Algunos de ellos son perros mestizos, labrador, collie, basset hound, rottweiler, golden retriever, bullmastiff, pekinés, beagle, cairn terrier, caniche; gatos mestizos, maine coon, neva masquerade y cornish rex.
  • Alguna condición. Puede sugrir de hipotiroides — 25% de perros obesos la padecen —, si ha sido esterilizado — por ello es importante cuidar su alimentación y darle seguimiento —, por problemas de estrés, padece síndrome de Cushing o tiene lesiones en el hipotálamo.
  • Edad. Cuando el perro o el gato alcanza una edad senior, a partir de los 7 años, comienza a disminuir su actividad física. Se recomienda un cambio de alimentación adecuado a su actividad física y edad, ya que si sigue comiendo el mismo alimento tenderá a la obesidad.

Como ocurre con los humanos, los animales que padecen obesidad y sobrepeso son propensos a distintas enfermedades, desde trastornos de locomoción, problemas cardio-pulmonares, afectaciones digestivas, diabetes, trastornos cutáneos, problemas visuales y puede aumentar el riesgo a padecer enfermedades propias de ciertas razas — como la displasia de cadera.

Lo mejor que podemos hacer para prevenir o tratar la obesidad esacudir con nuestro médico veterinario de confianza, quien nos dará opciones para alimentar a nuestro peludito — tal vez alimentos con menos grasas, tratar de diferentes marcas —, además de que nos ayudará a crear una rutina ideal de actividades dependiendo del caso.

No nos vayamos con la idea que un perrito o un gatito goldito (como dice mi hermana) es saludable. Necesita cuidados especiales paraprevenir enfermedades a largo plazo. Si los queremos, eso debemos hacer.

Fuente: veoverde.com