Dicen que el perro es el mejor amigo del perro, y Jedi se ha hecho el compañero fiel de Luke.

Puede que solo sea un perro y su amo, pero esta historia a conmovido a cientos de personas en el mundo. Se trata de Luke y Jedi, un chico de siete años y un perro, nada fuera de lo normal a excepción de que Luke padece de diabetes tipo 1 y Jedi es quien cuida de él.

 Amigo fiel
Saving Luke-Luke & Jedi via Facebook

A través de sus redes sociales, es como se ha dado a conocer la hazaña de este perro, quien en una noche en donde todos descansaban, pudo despertar a la mamá de Luke y emitir ruidos lo suficientemente claros como para que fuera a ver qué ocurría con su hijo.

Tal como se consignó en Mashable, una vez que llegó al cuarto, ella pinchó el dedo del niño y se dio cuenta que sus niveles estaban bajo los 60 mg/dL , lo que es considerablemente bajo si consideramos que una persona con diabetes debe estar entre un rango de 70 a 120 milígramos por decilitro.

Este simple acto ha convertido a Jedi en el salvador de Luke y ha reforzado el hecho de que el perro sí puede ser el mejor amigo del hombre, que puede estar pendiente de sus necesidades y ser un actor importante en las situaciones extremas que puede presentar la vida.

Esta historia de amor y fidelidad entre un perro y su amo ha llegado a tal punto de convertirse en un documental que pronto estará disponible, pero mientras tanto tenemos el teaser:

Ver en YouTube