Parte de nuestro compromiso con los peluditos es mantenerlo limpio, libre de nudos e irritaciones, para que disfrute de una vida feliz.

perrito-ama-el-ban%cc%83o-960x623

Tener un perro limpio, es tener un perro saludable y feliz. Parte de nuestro compromiso, como sus humanos responsables, es ofrecerle una rutina de aseo ideal a sus características físicas — y por lo que veo no todos somos conscientes de ello.

Me ha tocado ver perros con nudos en su pelaje, otros con las uñas tan largas que sus dedos se separan al caminar y ni hablemos de aquellos que tienen ectoparásitos — como pulgas o garrapatas —, que pueden desencadenar una serie de enfermedades, tanto en los perros como en nosotros.

Un perro limpio es un perro seguro, que no es rechazado por su apariencia, que camina sin dolor y no padece irritaciones. Es amado por todos los miembros de su familia y se integra a las actividades diarias de la misma, con sus respectivos límites — como las camas, un tema que discutiremos en otra ocasión.

No importa que tengan pelo corto o largo, que sean grandes o pequeños, cachorros o mayores, mantener a tu perro limpio tiene sus ventajas.

Piel y pelaje lustroso. Si tu perro tiene pelo corto, es bueno cepillarlo dos veces a la semana. Si tiene pelo largo y duro, se debe hacer diario. Esto permite mantenerlo limpio, lustroso, libre de polvo y nudos.
Libre de infecciones. Muchos perros son alérgicos a ciertos agentes. Al brindarles un aseo completo, como baño semanal y cepillado, garantizas que esas señales de irritación estén bajo control. Hay perros que son más propensos a estos padecimientos — si tienes uno blanco, seguro sabes de lo que hablo.
Les brinda confianza. Al estar limpios y guapos, serán aceptados por los demás, recibirán muchos halagos y seguro se sentirán mejor, con energía renovada.
Garantiza una buena salud. Una buena rutina de aseo nos hace estar en contacto con nuestros perros en otro nivel. Al darles un buen cepillado con masaje incluido, relajan sus músculos. Esta es la oportunidad perfecta para encontrar bultos o irritaciones, indicadores de enfermedades.
No olvidemos los dientes. La higiene dental, además de prevenir caries, nos ayuda a evitar problemas más profundos — hasta enfermedades del corazón —. En caso que tu perro tenga mal aliento, puede deberse a una infección que debe ser tratada por un profesional.
Como puedes ver, este es un compromiso de todo dueño responsable. No es necesario llevarlo a un estilista canino, ni pagar un dineral por tenerlo limpio siempre. En casa podemos establecer una rutina, para baño y corte, ahorrando dinero y asegurando que nuestros peluditos disfruten el proceso.

Fuente: Veoverde